jueves, 19 de enero de 2012

Cuento de autor anónimo

Meditación

Una historia tibetana cuenta que un estudiante de meditación, mientras meditaba en su habitación, creía ver a una araña descendiendo en frente de él. Cada día la criatura amenazadora volvía, creciendo más y más cada vez. Tan asustado estaba el estudiante, que fue donde su profesor a contarle su dilema. Le dijo que planeaba colocar un cuchillo en su regazo durante la meditación, así cuando apareciera la araña la mataría. El profesor le aconsejó en contra de este plan. En su lugar, le sugirió que llevara un pedazo de tiza a la meditación, y cuando apareciera, le marcara una X en vientre a la araña. Y luego le contara.

El estudiante volvió a su meditación. Cuando apareció la araña otra vez, se opuso al impulso de atacarla, e hizo lo que el maestro sugirió. Cuando más tarde fue a contarle al maestro como le había ido, este le dijo que levantara su camisa y mirara su propio vientre. Ahí estaba la X.